Ansiedad, depresión  y pánico genera  en los estudiantes la violencia generalizada que impera en los centros educativos del país, aseguró el psiquiatra, Javier Uclés.

Los mismos síntomas  presentan los padres, maestros  y personal de los planteles educativos, quienes viven atemorizados, dijo el especialista.

Además mencionó que “La situación para todos los hondureños es caótica, ya no hay una buena salud metal en Honduras  porque existe  una epidemia de odio, ansiedad, de angustia, de miedo, y violencia”.

Cuestionó que las escuelas más bonitas son en donde se forman los policías, sin embargo centros escolares carecen de infraestructura, de equipo para impartir una educación de calidad.

“Lastimosamente en Honduras los  niños siguen sufriendo, ya sea en su casa y fuera de la misma, es bien difícil ser niño en el país”, reprochó.

Los sistemas de educación y salud están abandonados y urge de un presidente que se ocupe realmente de la educación y él mismo será  recordado de por vida, concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here