Agentes policiales del Distrito VI de Managua y encapuchados armados irrumpieron con violencia, la casa del matrimonio integrado por Maritza Castellón y Juan Pablo García, exigiendo que le entregaran a su hijo menor de edad.

Castellón aseguró que tanto sus hijos menores y los vecinos les describieron a los que irrumpieron en su vivienda en el barrio Carlos Marx y señalaron a policías y encapuchados.

Juan Pablo García, padre del menor, admitió que su hijo participó en las protestas, pero tanto él como la mamá le advirtieron que se saliera de eso, porque se iba a meter en problemas.

“Les vamos a botar la puerta si no la abren”, fue la amenaza que gritaron los policías y parapolicías, dando patadas y golpes a las puertas, relató Maritza Castellón, madre del joven.

Afirmó que al abrir la puerta entraron intempestivamente, incluso uno de los hombres la empujó junto a su marido cuando les preguntó si tenía una orden de captura.

“Me empujó y dijo que ellos no necesitaban ninguna orden. Luego sentí una punta metálica como de pistola en mi pecho. Les dije que ambos somos no videntes y estábamos protegidos por Ley 763 de los derechos de las personas con discapacidad y la convención internacional, pero no me hicieron caso”, aseguró la madre al presentar su denuncia.

Wendy Flores, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), comentó que a esta familia le violaron sus derechos, desde la captura a una hora no establecida, hasta el hecho de no presentar una orden de allanamiento y de captura. El Nuevo Diario.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here