Un juez del Tribunal de Juicio del Tercer Circuito Judicial en San Ramón fue suspendido por el Consejo Superior del Poder Judicial por conducir bajo los efectos del alcohol.

La sanción que se le impuso fue de un mes de suspensión sin goce de salario.

Según la resolución del Tribunal Disciplinario, a eso de la medianoche del 13 de enero pasado, el juez fue detenido en San Ramón por la Policía de Tránsito y el hombre iba conduciendo bajo los efectos del alcohol.

El juez, de acuerdo con los datos, “contaba con una concentración de alcohol en aire superior a la legalmente permitida, siendo esta de 0.48 mg/l en aire aspirado, según el resultado arrojado en la prueba número 212, realizada con el Alco-Sensor serie 8754”.

Esta situación además provocó que se la abriera una causa penal en el mismo circuito en el cual trabaja bajo el expediente judicial 17-000011-1297-PE, por el delito de conducción temeraria.

Incluso, en la audiencia celebrada cinco días después de que fuera detenido por la Policía de Tránsito, “aceptó los hechos, con el fin de que se aceptara la aplicación de la suspensión del proceso de prueba, comprometiéndose a donar la suma de ¢300 mil a favor del Hogarcito de San Ramón“.

En su resolución, el Consejo Superior señaló que “la conducción temeraria ha sido también llamada por la doctrina con conducción homicida o conducción suicida porque se ha considerado que la persona que conduce en esta condición expresa un manifiesto desprecio por la vida con una indiferencia al mal ajeno y además una conducta altamente temeraria. Por este motivo, se considera una actuación irresponsable, negligente, no previendo en su oportunidad las consecuencias de haber conducido en ese estado con los resultados que ahora se analizan”.

Además, explicaron que el juez no demostró -bajo el proceso disciplinario. que se encontraba un problema de alcoholismo y durante el proceso penal no se observa que se haya sometido a un tratamiento para personas alcohólicas.

“Este Consejo estima que las acciones demostradas en este procedimiento disciplinario son graves y que es procedente que se mantenga lo sancionado para que, de esta forma, recapacite sobre su actuar y evite a toda costa actuaciones como las acreditadas en el presente asunto”, indicó el máximo ente administrativo del Poder Judicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here