Desde que fue fundada en 1933 por los visionarios empresarios, don José Ferrari, y la Dama de la radiodifusión, Rosario Sagastume, HRN ha mantenido como su esencia ser la voz de Honduras.

 

Durante 85 años que se completan este 1 de noviembre, por cierto, la cadena de radio más influyente del país ha sido el canal de las comunidades de Honduras y el eco de las causas justas de las mayorías.

 

Fieles a este compromiso de acercarnos al pueblo, incluso en actividades particulares como las ferias patronales o festivales tradicionales, esta semana hemos trasladado nuestro centro de transmisión a la ciudad de El Progreso, en el departamento de Yoro.

 

Estamos en la llamada “Ciudad Bonita”, donde estos días se lleva a cabo la celebración de la feria internacional y los lugareños rinden honor a su patrona, la “Señora de las Mercedes”.

 

Los orgullosos progreseños son, además, gente muy arraigada al trabajo, a su tierra, a sus costumbres y apegados a su compromiso de producir para el desarrollo.

 

No es casual el nombre dado a la ciudad, bañada por las aguas del caudaloso río Ulúa y cercada por los territorios donde surgieron y florecieron los enclaves bananeros.

 

El Progreso desempeña un papel importante en la generación de trabajo y de riqueza para el departamento de Yoro, lo mismo que para la actividad productiva de todo el país, preferentemente en los rubro de la maquila.

 

Igualmente, ejerce una influencia muy significativa en las actividades agrícola, ganadera e industrial que contribuyen en la creación del mayor porcentaje de nuestro Producto Interno Bruto.

 

En ocasión de su festividad, la población de El Progreso aspira a que resurja y se consolide el destello de la “perla del Ulúa”, a fin de que siga siendo una ruta hacia la evolución.

 

En HRN, La Voz de Honduras, estamos ligados al corazón de El Progreso. Compartimos sus justas demandas sociales y económicas, reconocemos su aportación al desarrollo del país, celebramos la vocación emprendedora de su gente y nos identificamos con la propuesta de los yoreños, buscando el norte de la transformación de Honduras.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here