El número de muertes relacionadas con el impacto del huracán Florence sobre la costa sureste de Estados Unidos es de al menos 17, mientras el ciclón sigue debilitándose y se ha degradado a depresión tropical, según las autoridades locales.

Las nuevas víctimas son un hombre que murió ahogado este domingo luego de que un camión en el que viajaba se volcara en una zanja en una zona inundada en el condado de Georgetown, Carolina del Sur, confirmaron autoridades locales a NBC News. También, un hombre murió en un accidente vial en el condado de Kershaw, informó el departmento de Seguridad de Carolina del Sur.

Otras muertes relacionadas indirectamente con Florence son un hombre y una mujer que murieron por una intoxicación de monóxido de carbono por el uso de un generador eléctrico en su vivienda en el condado de Horry, en Carolina del Sur.

Entre las otras víctimas está una pareja que falleció cuando se incendió su casa en Fayetteville, en Carolina del Norte, informó la Oficina Forense estatal.

El sábado, tres personas murieron en el condado  Duplin de Carolina del Norte debido a “riadas y balsas de agua en las carreteras”, según información del alguacil local, y este mismo día se conoció que una mujer falleció en Carolina del Sur después de que su automóvil chocase con un árbol que había caído sobre la carretera.

Estas muertes se suman a las cinco conocidas el viernes, entre ellas una madre y bebé que fallecieron debido a un árbol que cayó sobre su casa en Wilmington.

Muy cerca de esta ciudad, en Wrightsville Beach, también en Carolina del Norte, había tocado tierra horas antes Florence como huracán de categoría 1, y vientos máximos sostenidos de 90 millas, aunque llegó a alcanzar el nivel 4 en la escala Saffir-Simpson, que tiene un máximo de 5.

Según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), emitido a las 05:00 horas locales (9:00 GMT), Florence se ha degradado a depresión tropical mientras avanza hacia el interior del país.

El fenómeno meteorológico se encuentra a unas 20 millas al suroeste de Columbia, capital de Carolina del Sur, y se dirige hacia el oeste con vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora.

A pesar de este progresivo debilitamiento debido a su alejamiento de la costa, los expertos del NHC alertan de que Florence seguirá dejando “riadas y grandes desbordamientos de ríos” en una “proporción significativa” de Las Carolinas.  (Telemundo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here