En diciembre de 2017, el déficit acumulado de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), era de 51 mil 900 millones de lempiras; pero, a julio de este año, la suma llegaba a 56 mil cien millones de lempiras.

 

En siete meses, el balance negativo creció en cuatro mil 200 millones de lempiras, lo que refleja que cada mes la estatal eléctrica ha ensanchado en 600 millones de lempiras su desbalance entre los ingresos y los gastos.

 

Tampoco hay muchas esperanzas de que los estados financieros muestren un mejor desempeño; peor todavía, porque una resolución judicial determinó el reintegro de mil empleados, aunque la Gerencia de la institución aclaró que solamente se trata de 58 trabajadores de la regional de San Pedro Sula, Cortés, y de 32 de La Ceiba, Atlántida.

 

El balance de la situación financiera al 31 de julio de este año, muestra un déficit acumulado de 56 mil 170 millones de lempiras, mientras que las cuentas por pagar a los proveedores aumentaron de cinco mil 130 millones de lempiras en diciembre de 2017, a 10 mil 467 millones hasta julio de 2018.

 

La deuda externa e interna de corto plazo refleja un moderado alivio, ya que pasó de cinco mil a cuatro mil 700 millones de lempiras. Sin embargo, el endeudamiento de largo plazo se elevó en el plazo entre diciembre de 2017 y julio de 2018.

 

Esta cantidad se movió de 32 mil millones a 34 mil millones, refleja el informe financiero de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica al 31 de julio de 2018.

 

El pasivo laboral pendiente de ser cancelado se ha reducido levemente. De una suma 742 millones, marcada a finales del año pasado, se pasó a una cifra de 708 millones.

 

Los activos totales de la ENEE; es decir, los bienes, derechos y otros recursos, alcanzan la cifra de 27 mil 450 millones de lempiras, pero los pasivos, que comprenden las deudas y compromisos, llegan a 60 mil millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here