El fallo sobre el juicio oral y público contra el empresario Benjamín Bográn se conocerá este viernes.

 

Hace dos días, la Sala de lo Constitucional declaró “sin lugar” el recurso de amparo interpuesto a favor del ex directivo del Seguro Social, y que pretendía eximirlo de responsabilidad penal.

 

El ex director ejecutivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), es imputado por los delitos de cohecho pasivo impropio y lavado de activos, en virtud de ser señalado como responsable de haber recibido sobornos por 690 mil dólares.

 

El capítulo llamado “coimas” es investigado al ritmo lento en que se mueve la justicia en Honduras. En esta referencia particular, llama la atención la condición que se ha dado a dos personajes que son considerados como testigos por la Fiscalía.

 

Estudiosos de las leyes e integrantes de organismos anticorrupción, sostienen que los llamados “Tetos”, deberían haber recibido un trato más riguroso, puesto que son participantes estelares del vergonzoso capítulo de estafa en perjuicio del Seguro Social.

 

Ellos son los socios de la Compañía de Seguros Múltiples (COSEM), Oscar Roberto Laínez y Jorge Daniel Herrera, quienes confesaron haber pagado coimas, durante su comparecencia en el juicio contra Bográn.

Laínez manifestó que, en un principio, desconocía que la entrega de coimas tenía un efecto jurídico en el país, mientras que su socio Herrera confió que fue posteriormente cuando se dio cuenta que lo que ellos manejaban como “una comisión” o “pago adicional”, era un acto ilícito.

 

Los sectores mayoritarios de opinión pública condenan la lentitud con que son ventilados los juicios a los implicados en el descalabro del Seguro Social, así como la impartición diferenciada de la justicia.

 

Uno de los señalamientos críticos que está en pie desde que asomó la repudiable trama para sustraer el dinero del Seguro Social, es el desinterés o complicidad que ha favorecido la condición de una decena de prófugos.

 

Estos personajes llevan alrededor de mil doscientos días en la clandestinidad. Su burla a la justicia hondureña es grande y es muy posible que sus actos queden en el olvido.

 

El principal prófugo es José Alberto Zelaya, ex jefe de Compras y Suministros, considerado uno de los cerebros del desfalco y creador del esquema de las empresas de maletín.

 

Le acompañan en la misma situación: Vanessa Maribel Cardona, Mariano Argueta, Marco Antonio Jaen Velasco, Alex Nahúm Sarmiento, Mario Roberto Zelaya Palencia, Lesvin Maldonado Martínez, Gabriela María Laínez y Edita Lizeth López.

 

La Fiscalía y la cartera ministerial de Seguridad, insisten en que la mayoría de los involucrados en la podredumbre del Seguro Social están presos y, entre quienes se encuentran huyendo, se supone que unos fueron localizados en países vecinos; otros, en territorio nacional.

 

Se asume que equipos especiales de la Policía y del Ministerio Público trabajan en su búsqueda para ejecutar las correspondientes órdenes de captura. ¿Para cuándo?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here