La muerte de un niño de cinco años de edad ha conmocionado San Miguel. El infante fue llevado al hospital público de la cabecera departamental para que le extrajeran un grano de frijol que se introdujo en un oído.

El niño vivía junto a sus padres y su hermana de 8 años en el sector del cantón Hualozo de Chirilagua, San Miguel; la mañana del miércoles la madre del niño decidió llevarlo al hospital por que tuvo fiebre.

“Llegamos a las 10:00 de la mañana, él iba bien, a la 1:00 de la tarde me atendieron, sedaron al niño para sacarle el grano, y después que lo inyectaron él hizo como que convulsionó, como a eso de las 3:00 de la tarde me despacharon el niño solo medio abría los ojos, pero ellos me dijeron que era normal, que iba a dormir otro rato … Pero se durmió para siempre”, lamentaba la madre

Ambos padres, quienes pidieron omitir sus nombres, aseguran que al regresar a casa el niño pidió agua, esta le fue proporcionada 2 horas 15 minutos después de salir del nosocomio, siguiendo las recomendaciones médicas, pero el pequeño no mejoró “empezó a vomitar sangre y le dio diarrea”, narró la madre.

A las 7:00 de la noche , cuando los progenitores regresaron al hospital, el niño llegó sin vida.
La directora del hospital, Juana de Canales, explicó que el niño fue atendido por un médico otorrinolaringólogo y el procedimiento de extracción del cuerpo extraño lo realizó un subespecialista.

“Yo, como dirección del hospital, le puedo decir que nosotros estamos vigilantes de todo el proceso de atención. No han sido estudiantes los que han atendido al pacientes, son médicos especialistas … A todos los niños se les realiza el procedimiento bajo anestesia, porque los niños no acatan indicaciones, se están moviendo. Será la Fiscalía la que tiene que dar el veredicto de lo que tiene que pasar en el caso del niño porque tendrán que realizar una autopsia”, dijo la directora.

El expediente médico del infante fue secuestrado por la Fiscalía. Los padres del niño dicen confiar en la justicia divina y, por lo tanto, no han considerado interponer una denuncia. El ente fiscal sí abrió un caso “sobre averiguar” .

Pasada la 1:00 de la tarde del jueves, la familia del pequeño esperaba en las afueras de Medicina Legal, junto a un féretro blanco donde colocarían a su hijo.

En el cantón Hualozo, la familia del padre preparaba la humilde casa de láminas construida a un costado de la carretera, para poder realizar la velación, uno a uno los miembros de la iglesia a la que pertenece la familia se acercaron para dar las condolencias, en su mayoría eran recibidos por la hermanita del niño, quien no encontraba consuelo ante la pérdida.

Tomado de El salvador.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here