Cuando estamos estresados el cuerpo entra en un modo de “alerta”, es decir la glucosa se libera para darle a los músculos la energía necesaria para “correr o escapar”

Conforme el estrés va aumentando, influirá en todo el cuerpo ya sea en el estado de ánimo y función cerebral, hasta la salud del corazón y el riesgo tanto de enfermedades agudas como crónicas como el cáncer.

De tal manera que bajo estrés, el cuerpo secreta cortisol y glucagón, ambos también afectan sus niveles de glucosa.
y los niveles de glucosa pueden tardar hasta 6 veces más para volver a la normalidad.

La consecuencia final es que el cuerpo deberá producir más insulina con el fin de mantener los niveles de glucosa bajo control y cuando está estresado, la glucosa se mantendrá elevada por más tiempo de lo normal, promoviendo así, el aumento de peso y la diabetes tipo 2.

Otros de los síntomas son: sensaciones de hambre antojo con alto contenido de carbohidratos, lo que puede provocar que haya aumento de peso. Además, el estrés puede hacer que resulte más difícil dormir por la noche y este es otro precursor del aumento de peso.

Lo ideal es mantener un punto de equilibrio, un estado de ánimo más tranquilo y mejores niveles de glucosa con la alimentación.

Recuerda que la base son los alimentos reales, de igual manera podemos complementar con magnesio como el natural calm ya que ayuda a relajar el sistema nervioso central, de igual manera la flora intestinal (bacterias buenas) promueve un estado de ánimo positivo y una salud mental óptima, al mismo tiempo que te ayuda a reducir el estrés.

Artículo tomado de Noticias Saludables

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here