El Gobierno de la República intensificará acciones diplomáticas para lograr la pronta reunificación de niños hondureños separados de sus padres por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, durante la implementación de la política “Tolerancia Cero” impulsada por la Administración del presidente Donald Trump.

La Fuerza de Tarea de Atención al Migrante, creada por el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, busca garantizar un retorno al país de manera rápida y segura de los compatriotas que están en centros de detención de migrantes en Estados Unidos y México.

“Debemos ejecutar acciones contundentes para que nuestros niños sean reunificados con sus padres; hay un abordaje que debemos hacer, incorporando sectores para hacer un trabajo mancomunado y reducir los flujos de migración irregular”, aseguró la primera dama, Ana García de Hernández.

La Fuerza de Tarea, encabezada por la esposa del mandatario hondureño y compuesta por autoridades de Migración, Cancillería, Derechos Humanos, Dinaf, Sedis y Fiscalía, entre otras instituciones, visitó recientemente centros de detención y albergues en McAllen y Brownsville (Texas), para corroborar el respeto de los derechos de los compatriotas detenidos por autoridades de inmigración de Estados Unidos.

“Si no hay el mismo nivel de compromiso entre instituciones, no vamos a obtener los resultados que deseamos” afirmó la Primera Dama hondureña, quien solicitó a los miembros de la Fuerza de Tarea realizar todos los esfuerzos enmarcados en ley para ayudar a las familias hondureñas a regresar a sus hogares.

Indicó que se está trabajando junto a operadores de justicia para lograr la desarticulación de redes de tráfico de personas y “coyotes” que llevan a familias hondureñas por las rutas migratorias de manera irregular.

“Tenemos que hablar con la verdad con nuestros migrantes retornados, para que se den cuenta de que migrar no es una solución, y que si se vuelven a ir de manera irregular pueden ir a prisión en Estados Unidos”, recalcó García de Hernández.

Añadió que las familias se van pensando en que lo van a encontrar todo en otro país, y “por eso la migración está de moda, pero queremos que entiendan el riesgo al que exponen a sus hijos y que nada es como lo pintan los ‘coyotes’ que sólo buscan aprovechar la necesidad de las personas”, justificó.

El Gobierno hondureño impulsará una política de disuasión desde centros educativos para que los niños no se vayan del país en rutas de la muerte, pero los que se van y son retornados al país, deben ser reinsertados en el sistema educativo nacional de inmediato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here