La desintoxicación del hígado es clave para aquellas personas que tienen sobrepeso. Éste órgano se encarga de realizar varias funciones del organismo, entre la que destaca su capacidad de depurar la sangre, incrementar la actividad metabólica y facilitar la digestión de las grasas.

Pero cabe mencionar que una mala alimentación, una constante exposición a toxinas del ambiente puede comprometer la capacidad para que funcione de forma adecuada.

Debido a ello, es conveniente adoptar un plan de depuración con el fin de que las funciones no se vean alteradas.

Agua tibia de limón

El agua tibia de limón es una bebida muy conocida para empezar el día, pero tomarla por la noche también contribuye de forma benéfica.

El limón es un cítrico que cuenta con cualidades depurativas y diuréticas que ayuda a mejorar la función hepática. Para ello, calienta una taza de agua y vierte el zumo de un limón . Bebe media hora antes de ir a dormir, al menos durante tres semanas.

Té de avena

La bebida de avena tienen grandes cantidades de minerales, vitaminas y fibra, todo ello mejora la digestión a la vez que promueve la limpieza del hígado y los intestinos. Para ello, remoja 3 cucharadas de avena en agua durante 7 horas. Transcurrido el tiempo, licúa con una taza de agua y agrega miel (opcional). Sirve y bebe tres veces a la semana.

Té de jengibre

El jengibre y el limón es una combinación perfecta para mejorar la salud. Cuentan con un porcentaje significativo de vitamina C y antioxidantes que mantienen al margen las enfermedades a la vez que apoyan la función del metabolismo.

Para ello, pon a hervir una taza de agua y vierte una rodaja de jengibre y el zumo de medio limón. Deja reposar durante unos minutos y toma a sorbos. Consume tres veces por semana.

Ten en cuenta que lo ideal es beberlas por las noches, ya que el hígado funciona de forma óptima entre la 1 y las 3 am. Así que solo basta con elegir la que más te guste y ser constante ¡A disfrutar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here