La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) solicitaron al Gobierno de Nicaragua las listas de muertos y heridos en los operativos dirigidos por la Policía Nacional, como los ocurridos el fin de semana pasado en Carazo que dejaron “alrededor de 20 fallecidos y decenas de heridos”.

“El Estado de Nicaragua debe ofrecer el listado de todas las personas fallecidas y heridas en estos operativos y realizar de forma inmediata, expedita y debida una investigación de los responsables por estos hechos”, expresa la nota conjunta.

La CIDH y Acnudh también “instan a que todas las acciones de levantamientos de focos de violencia y operativos de la Policía Nacional sigan estrictamente un enfoque de derechos humanos y los protocolos acordados previamente en la mesa de diálogo”.

Asimismo, solicitan a las autoridades nicaragüenses información sobre las personas detenidas y acceso a los centros de detención, “para verificar su integridad personal y las garantías de acceso a la justicia”.

La violencia

En el comunicado emitido este martes, la CIDH y la Oficina Regional del Alto Comisionado “condenan enérgicamente los graves hechos de violencia ocurridos en diferentes zonas de Nicaragua este fin de semana, y reiteran el llamado al desmantelamiento urgente de los elementos armados progubernamentales”.

Luego rechazan “la estigmatización y persecución de personas defensoras de derechos humanos y otros actores en el proceso de diálogo nacional” entre el Gobierno y representantes de la sociedad civil población, cuyo objetivo es superar la crisis que ha dejado, al menos, 320 muertos en menos de tres meses de acuerdo con datos preliminares de organismos de derechos humanos locales.

“Cualquier operativo que lleven a cabo las fuerzas de seguridad debe ajustarse al uso razonable y proporcional de la fuerza”, agregaron.

El ataque a sacerdotes

Los dos organismos internacionales rechazaron “enfáticamente” las agresiones físicas y verbales contra varios religiosos católicos, incluyendo al nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag y periodistas, registradas en la ciudad de Diriamba este lunes.

Alertaron de la “campaña de estigmatización” sufrida por la Iglesia Católica, por “sus labores de protección a la integridad física de las personas manifestantes” y por su rol de mediadores en el diálogo nacional.

También exhortaron al Estado “a que se abstenga de hacer declaraciones públicas” contra los defensores de los derechos humanos y de quienes integran la mesa de diálogo, ya que esto puede incentivar la violencia en contra de las personas en razón de sus opiniones.

Abrão: Hubo violencia desmedida una vez más

José Espinoza

Paulo Abrão, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH), denunció la violencia “desmedida” empleada para reprimir a los protestantes antigubernamentales en Carazo.

“Estamos muy preocupados por lo que ha pasado en el fin de semana, nos parece que hubo una violencia desmedida una vez más, y es necesario cesar inmediatamente la represión y construir los caminos para el uso de un protocolo correcto del uso de la fuerza, para que se respeten los estándares internacionales”, sostuvo Abrão  este martes, antes de partir de Managua hacia Washington D.C.

También hizo “un nuevo llamado al Estado en el sentido de que hay que mantener las vías pacíficas, privilegiar la mesa de diálogo para construir los caminos pacíficos de solución a la crisis”.

“Se debe seguir manejando el uso de la violencia de manera proporcionada en el marco de los estándares internacionales”, añadió Abrão.

Reconoció que durante la permanencia de la CIDH en Nicaragua “el Estado ha puesto su equipo de seguridad al servicio del GIEI y el Meseni, y agradecemos mucho el apoyo y seguridad que hemos recibido”. El Nuevo Diario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here