Los árbitros de fútbol pocas veces llevan los reflectores por algo más allá de sus errores dentro del campo. Pero Björn Kuipers es la excepción. Dirigió la final de Lisboa en 2014, las finales de la Europa League del 2013 y 2018 o la final de la Copa Confederaciones de 2013.

También puede jactarse de poseer una fortuna cercana a los 12,4 millones de euros. Es licenciado en Administración de Empresas y copropietario de una cadena de supermercados “C100”, con más de 500 sucursales en su país natal.

A estas cifras habrá que agregar el sueldo que recibe por ser uno de los colegiados destacados de la Eredivisie, más unos 6 mil euros que obtiene por cada uno de los partidos que arbitra en los partidos decisivos de la UEFA. También hay que sumar un negocio de peluquerías que fundó recientemente.

En Rusia 2018 dirigió Egipto-Uruguay, Brasil-Costa Rica, España-Rusia e Inglaterra-Suecia. Aún no hay noticias sobre si Kuipers pitará algún otro partido, pero si no, seguramente no tendrá tiempo para lamentarse. Mientras viaje de vuelta a casa, sus ingresos seguirán en aumento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here