En turbulencia está el sector del transporte por dos razones: La tasa vial en el Distrito Central ha sufrido un incremento que golpea fuerte los costos de operación y la demanda de incremento en las tarifas de todos los rubros.

Los taxistas de la capital tienen firme su amenaza de paralizar su servicio, en caso que las autoridades de la Alcaldía del Distrito Central no revisen el ajuste en la tasa vial municipal.

Los operadores e inversionistas del rubro calificaron como “grosero e injustificado” el aumento de 75 por ciento hasta 150 por ciento en el valor de la matrícula, un cargo que comenzó a ser aplicado este mes.

En principio se había indicado que la disposición sería impuesta únicamente a los automotores de 2013 en adelante, pero -al final- terminó siendo vigente para todos los carros.

Los taxistas convocaron a sus afiliados de 114 puntos de servicio que operan en Tegucigalpa y Comayagüela para una asamblea que se realizará hoy jueves, cuando tienen previsto definir su estrategia de presión.

Según lo aprobado por el gobierno local, la Tasa de Mantenimiento de Infraestructura Vial fue elevada entre un 75 y 150 por ciento en el caso de los automotores anteriores a 2013. Ese representa una subida entre 500 y 1,800 lempiras.

En el caso de los autos de 2013 a la fecha, el porcentaje en que ha sido incrementada la tasa es también entre el 75 y el 150 por ciento que se cuantifica en una línea entre 600 y 3,000 lempiras.

Los transportistas y el Gobierno habían acordado definir los valores de la fórmula que había sido elaborada en borrador hace dos semanas, en la mesa de discusión combinada.

Autoridades del Instituto Hondureño del Transporte Terrestre, informaron que los representantes de los diferentes rubros del servicio discutirán los valores que serían ajustados con base en los costos de operación y de conformidad con las demandas de los usuarios.

Los costos de operación presentados por los inversionistas de la actividad serán sometidos a un examen que arroje los datos reales que respaldan los transportistas en su demanda de ajuste tarifario.

Los componentes de la fórmula serán valorados y comparados por los transportistas y por los designados del Gobierno. Al final, la fórmula propuesta para ser aplicada en cada uno de los rubros será revisada periódicamente y aprobada por el Consejo Asesor del Transporte Terrestre.

Los transportistas cuestionaron que las conversaciones están suspendidas y que no se ha avanzado en el tramo marcado desde la primera quincena de junio.

De acuerdo con lo que demandan los dirigentes del rubro, la tarifa del taxi colectivo pasaría de 13 a 18 lempiras; y en la línea ejecutiva, el valor se movería de 11 a 15 lempiras.

Los usuarios de las moto taxis ya no pagarían 10 lempiras, sino 12; en el bus amarillo, el cargo pasaría de cuatro a 10 lempiras con 70 centavos; y en el caso del servicio interurbano, el aumento sería de 40 por ciento.

En el sector gobierna el caos, mientras los usuarios del servicio se encuentran en la encrucijada, impactados por las amenazas de incremento en la tarifas y las medidas de presión de los transportistas que exigen que las utilidades de su actividad sean mayores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here