Omoa está ubicada a orillas del mar Caribe, ha jugado un importante papel en la historia de Honduras, tanto en la época colonial como republicana.

Durante la colonia, fue el puerto más importante en la costa atlántica de Centro América, motivo por el cual fue atacada un sin número de veces por los piratas y corsarios que buscaban adueñarse de las riquezas que desde las colonias se enviaba a España.

Esto motivo a los conquistadores a construir una fortaleza que les permitiera defender tanto al puerto, con los navíos ahí anclados y a la población. Fue así como se construyó la Fortaleza de San Fernando de Omoa.

Irónicamente, esta fortaleza nunca cumplió con su propósito, ya que para cuando fue terminada, los ataques piratas eran cosa del pasado.
Además, la independencia de Honduras, en 1821 hizo que la fortaleza pasara a manos del gobierno local. Durante muchos años, la fortaleza fungió como presidio, y más tarde fue totalmente abandonada.

 

Hoy en día, el Instituto Hondureño de Antropología e Historia la ha rescatado, y es mudo testimonio del pasado colonial de Honduras.

En el Museo se narra toda esta historia, enriquecida con modelos de cañones y balas de la época. Cuenta además con una Sala de Exposiciones Temporales que se renueva cada trimestre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here