Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado una “nanobombilla” a partir de una nanopartícula de silicio y oro agitada por un láser de pulso. Esta nanobombilla luego fue integrada en un microscopio de sonda estándar con lo que se pudo observar objetos más pequeños que la longitud de onda.

La investigación, liderada por científicos de la Universidad ITMO en San Petersburgo, Rusia, reseña en colaboración con los expertos de esta casa de estudios, que podría potencialmente hacer que la microscopía moderna de campo cercano sea más barata y simple; algo bastante útil en la medicina moderna.

Para crear la nanobombilla, científicos del Departamento de Nanofotónica y Metamateriales imprimieron una nanopartícula de silicio y oro. Para que emitan fotones, los investigadores la iluminaron con un láser infrarrojo durante un femtosegundo. Los electrones primero alcanzaron niveles de energía más altos, y luego se deslizaron hacia el fondo de la banda de conducción de silicio, emitiendo fotones a diferentes longitudes de onda.

Otra característica positiva de la nanobombilla es que utiliza un láser de banda infrarroja para generar luz visible. Esto significa que se puede eliminar el “ruido” adicional en la señal óptica mediante el filtrado de la luz infrarroja disipada, lo que a su vez mejora la efectividad con la que se registra la señal real.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here