El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó ilegalmente la fundación que lleva su nombre para apoyar su campaña electoral, pagar gastos personales y promocionar sus negocios, según una demanda presentada por la fiscalía de Nueva York.

“Según revela nuestra investigación, la Fundación Trump era poco más que una chequera para pagos del señor Trump y sus negocios a organizaciones benéficas, sin importar su fin o su legalidad”, dijo la fiscal general del estado, Barbara D. Underwood.

La demanda presentada ante un tribunal de Manhattan busca la disolución de la fundación, la restitución de al menos 2,8 millones de dólares y que se prohíba temporalmente a Trump y tres de sus hijos participar en la dirección de organizaciones sin ánimos de lucro.

La fiscalía acusa a la Fundación Trump de haber actuado durante más de una década bajo un “patrón de conducta ilegal persistente”, violando leyes estatales y federales.

La demanda abre un nuevo frente legal para el presidente estadounidense, que tiene numerosos problemas con la Justicia, empezando por la investigación sobre la llamada trama rusa.

Además, podría dar pie a nuevas acciones, dado que la fiscalía de Nueva York ha recomendado a la Comisión Federal de Elecciones y al Servicio de Impuestos Internos la apertura de investigaciones adicionales sobre la fundación.

Trump, a través de Twitter, reaccionó rápidamente a la noticia, defendiéndose y atribuyendo la demanda a una maniobra de la oposición demócrata.

Tras su victoria electoral, Trump anunció en diciembre de 2016 su intención de disolver su fundación, algo que no pudo hacer efectivo dado que ya estaba siendo investigada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here