Más de 20 camionetas repletas de matones y policías recorrieron este martes los barrios orientales de Managua amenazando con armas de fuego a quienes encontraban en el camino, y pobladores reportaron varias personas heridas por disparos de las turbas pro gobierno.

Por la tarde, en el sector de Altamira, mataron de dos balazos a Maycol López Medina, de 32 años, chofer de una empresa de ingenieros.

López se movilizaba en la camioneta placa M 224-159 y, según testigos, encapuchados que lo seguían lo mataron cuando se encontraba a una cuadra de su centro de trabajo.

– La estación policial de Las Cuatro Esquinas, Carazo, fue desmantelada por la población enardecida, tras el ataque de los paramilitares y policías –

Otra persona murió en el barrio Santa Rosa, de Managua, de un impacto de bala, confirmó la Policía. Fue identificado como Ariel Ignacio Vivas, de 27 años, y formaba parte de los grupos de choque gubernamentales que quitaban barricadas de las calles.

En el barrio Enrique Smith, en Managua, también murió Roberto Pablo Corea Chávez, de 23 años, en circunstancias aún no esclarecidas.

En Carazo, donde desde el amanecer hubo enfrentamientos de paramilitares y policías contra manifestantes, fallecieron dos personas en la ciudad de Jinotepe, Marcos Gutiérrez y Guillermo Méndez, a causa de balazos en la cabeza. A estos los identificaron como militares retirados del Ejército, portaban en su mano derecha brazaletes de color anaranjado y eran parte de las fuerzas de choque del gobierno. Testigos dijeron que francotiradores de su mismo bando los confundieron y les dispararon a matar.

Por la tarde en Diriamba, en un enfrentamiento de ciudadanos contra policías antimotines, murió el joven Marcos Antonio Villalobos. Esto ocurrió después de las 5:00 p.m. frente a la estación policial, donde también hubo tres heridos.

Desde temprano los diriambinos levantaron barricadas alrededor de la ciudad, para protegerse, y otros enardecidos tomaron el control de la estación policial de Las Cuatro Esquinas, también de Carazo, donde destruyeron el mobiliario.

En Jinotega, en otro enfrentamiento registrado en la calle El Centenario de la ciudad cabecera, murió este martes Heyner Heriberto Espinoza Rugama, de 21 años, miembro de la Juventud Sandinista. Recibió un balazo en la cabeza por un francotirador que se encontraba en la segunda planta de una vivienda.

En el barrio Alejandro Ramos, de esta misma ciudad del norte, fue encontrado sin vida un ciudadano desconocido, de unos 21 años, supuestamente originario de Ayapal, municipio de San José de Bocay. El Nuevo Diario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here