El Banco Central argentino (BCRA) admitió hoy que la fuerte devaluación del peso que tuvo lugar recientemente, y que derivó en una petición de ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), impedirá cumplir con la meta de inflación fijada para este año, del 15 %.

“Los cambios en el escenario internacional de los últimos meses afectaron fuertemente a la Argentina (…) y propiciaron una depreciación del peso que impide el cumplimiento de la meta de inflación vigente”, afirmó el BCRA en un comunicado en el que comunicó que mantiene la tasa de interés en el 40 %.

El organismo aseguró que el escenario de una mayor inflación de lo previsto “exige una respuesta decidida”, y se “compromete” a mantener “el sesgo contractivo de la política monetaria hasta observar signos tangibles de que tanto la inflación como las expectativas de inflación comienzan a descender”.

En el comunicado, el Banco Central recordó que tras pedir el préstamo al FMI adoptó un nuevo diseño de política monetaria, que incluye un “sendero indicativo” de inflación interanual al final de cada trimestre, y apuntó que en el segundo trimestre de 2019, el primero bajo este esquema, intentará que la evolución de los precios sea menor al 22 %.

La institución quiso ratificar su política de metas de inflación, con la tasa de interés como “instrumento” y flotación cambiaria, aunque “con intervenciones eventuales ante dinámicas disruptivas”.

En la jornada de hoy, el BCRA vendió en el mercado de divisas 695 millones de dólares para contener la tendencia a la baja del peso argentino.

(Nuevo Diario)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here