En Honduras más de 400,000 menores de edad trabajan y, de esta cantidad, un buen porcentaje son objeto de explotación laboral y otras formas de violaciones.

Los expertos coinciden en que se trata de un fenómeno social sobre el cual las dependencias estatales y las Organizaciones No Gubernamentales que abordan la materia no han tomado cartas.

Solamente el año pasado la Fiscalía conoció alrededor de 4,000 denuncias de abusos en perjuicio de niños y adolescentes, según los informes recabados por HRN.

En lo que va de 2018, han sido presentados cien expedientes de diversos delitos en menoscabo de infantes por abuso sexual, maltrato y muerte.

El escenario es violento para la población infantil del país, considerada uno de los sectores más vulnerables del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here