La crisis que vive Nicaragua repercute directamente sobre los industriales hondureños que importan bienes y los empresarios que tienen inversiones en aquel vecino país.

En Honduras no se ha medido la dimensión de los daños derivados de la situación política que enfrenta el régimen de Daniel Ortega, condenó el empresario nacional, Jorge Abudoj.

En conversación con HRN, Abudoj puso como ejemplo que él tiene estacionados unos diez furgones que no han podido traspasar la frontera con Nicaragua para hacer llegar su producto hacia aquel territorio, donde opera una de sus fábricas de dulces.

Condenó que ni el presidente ni el director ejecutivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), Juan Carlos Sikaffy ni Armando Urtecho, se han dignado a atender las llamadas telefónicas de los agremiados afectados por la situación en Nicaragua.

El dirigente de la Asociación Industriales (ANDI), Fernando García, “brilla por su ausencia”, recriminó Abudoj al lamentar: “Estamos abandonados. ¡Sálvese quien pueda!”.

De acuerdo con los cálculos del inversionista local, seis mil contenedores están varados en la zona limítrofe con Nicaragua, a la espera de que se abra el paso por Masaya, Estelí, Chinandega y otros sectores que sufren con las crudeza el conflicto.

El entrevistado estimó las pérdidas en más de 200,000 dólares, urgió al Gobierno a analizar la situación y expresó su preocupación por la caída en la actividad comercial, el derrumbe en el ingreso de divisas y otros contratiempos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here