El nadador profesional, Ben Lecomte, partió este martes desde la costa de Japón en dirección los Estados Unidos con el objetivo de cruzar a nado el Océano Pacífico; para ello empalará de 6 a 9 meses.

El reto, nunca antes superado, aspira a concienciar sobre la contaminación de plástico en los mares. Para superarlo, Lecomte deberá atravesar a nado los 9.000 kilómetros que separan los dos países, sin ayuda de flotadores y tan solo supervisado por un barco de apoyo, el “Discoverer”,  que velará por su seguridad en todo momento presentándole apoyo, logístico, médico y científico, y tomará muestras de agua durante todo el recorrido para medir los niveles de micropartículas de plástico en el océano y sus posibles efectos en el ecosistema y la salud humana.

Lecomte, residente en los EE.UU., es de origen francés y según la página web’ The Longest Swim’ que retransmite la travesía en directo ya llevaría 12 kilómetros cubiertos de su ruta. Su objetivo es llegar a San Francisco, California, entre finales de año y el próximo febrero.

Según sus cálculos, Lecomte deberá nadar unas ocho horas diarias y recorrer entre 32 y 64 kilómetros, dependiendo de las corrientes y de las condiciones climatológicas para completar la prueba. “La capacidad mental es mucho más importante que el aspecto físico” comentó antes de emprender su aventura. “Hay que procurar pensar siempre en algo positivo. Los problemas empiezan cuando uno ya no encuentra con qué ocupar su mente”. Concluyó.

Para su hazaña, el nadador ha entrenado durante siete años; ya en 1998 cruzó el Océano Atlántico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here