En vez de recurrir al congelamiento de precios en los productos del petróleo, se tiene que realizar un ajuste a los impuestos que percibe el Gobierno por la venta de los combustibles, representado entre 35 a 37 lempiras por galón.

Dicho análisis lo plantea el economista del  Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepada, tras la especulación de una posible  estabilización en los precios de los carburantes.

Explicó que los hondureños pagan un impuesto dolarizado por parte del Estado, indicando que  por cada galón de la gasolina súper se paga un dólar con 41 centavos, por la regular un dólar con 20 centavos y por el diesel 86 centavos de dólar.

Lo anterior indica que  cada galón representa el 35 por ciento de impuesto, es decir entre 36 y 37 lempiras por cada galón de súper consumido, refirió.

Siempre en el aspecto inflacionario, comentó que se llegará a un punto porcentual en la inflación si se sobre pasa el 100 lempiras por cada galón de combustible.

Indicó que cada vez que se registra una aumento en los carburantes hay un efecto inflacionario en el precio de la canasta de bienes y servicios básicos, a raíz que el combustible es la sangre de la economía.

De llegarse a superar los 100 lempiras por cada galón  se esperaría un incremento de forma generalizada en todos los productos básicos, vaticinó al concluir.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here