Altos funcionarios del gobierno de Donald Trump inspeccionarán cuatro bases militares estadounidenses para determinar si pueden acoger a niños que atravesaron ilegalmente la frontera, informó el Washington Post.

La semana pasada, el secretario de Justicia, Jeff Sessions, había advertido que las personas que ingresen ilegalmente al país junto a sus hijos serán separadas de éstos.

Citando un correo electrónico enviado al Pentágono por el Departamento de Salud, el Washington Post indicó que integrantes del gobierno federal visitarán bases militares en Texas y en Arkansas, en el sur del país.

Según el diario, los menores de 18 años no acompañados y los menores separados de sus padres en la frontera serían alojados en estos establecimientos.

Se trata, de acuerdo al email consultado por el Washington Post, de visitas preliminares, y ninguna decisión al respecto ha sido tomada hasta el momento.

Jeff Sessions afirmó que todo adulto que pretenda ingresar a Estados Unidos junto a un hijo sería demandado judicialmente y probablemente separado del menor.

Según un funcionario del Departamento de Salud citado por el Washington Post, los establecimientos destinados a los niños están completos en 91% de su capacidad. Las medidas de combate a la migración clandestina que se plantea el gobierno republicano harían que estos centros se vean desbordados. (Globovisión)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here