Un hombre de 51 años, originario de Iowa, EE.UU., fue disparado accidentalmente por su perro mientras jugaban juntos en el sofá de su casa, el viernes.

Richard Remme, de Fort Dodge, estaba jugando con su mascota Balew, un cruce entre un pitbull y labrador, haciéndole saltar sobre su regazo mientras yacía tumbado en el sofá. En uno de los saltos, el perro cayó sobre una pistola de 9 mm que el hombre tenía enfundada en la cintura y ésta se disparó.

“Estaba tumbado en el sofá, y estábamos dando vueltas. Lo estaba tirando sobre mi regazo, y saltaba sobre mis piernas”, contó la víctima a ‘ The Messenger ‘ tras recibir el alta hospitalaria.

“Al parecer, el perro quitó el seguro y su pezuña apretó el gatillo”, dijo el dueño.

La bala entró en su pierna sin causarle graves daños y Remme llamó al 911. Cuando atendieron su llamada dijo: “Mi perro me disparó”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here