Te has dormido, has tenido que ir a hacer algún recado antes de entrar a trabajar, tu pareja se ha levantado animada y no has podido resistir la tentación, debías llevar a los niños al colegio… miles de cosas que pueden pasar en tu día a día y que te hacen llegar tarde a tu empresa. ¿Cómo se lo has explicado a tu jefe? ¿Le has contado la verdad o te has inventado alguna excusa?

Está claro que todos hemos vivido alguna situación en en la que simplemente no podemos llegar a tiempo. Según una encuesta realizada por CareerBuilder a más de 1.000 gerentes de Recursos Humanos y 800 empleados en empresas del sector privado de EEUU, hay muchas razones familiares para que los empleados lleguen tarde.

La odisea de llegar al trabajo en la gran ciudad: “Paso tres horas al día en transporte”

Cada vez invertimos más tiempo y distancia en ir de casa al trabajo. La crisis, la cultura o la planificación urbana tienen mucho que ver, y esto repercute en la salud y la desigualdad social.

“Los encargados o jefes entienden que de vez en cuando surgen circunstancias fuera del control del trabajador que desafortunadamente hacen que lleguen tarde”, dijo Rosemary Haefner, vicepresidenta de recursos humanos de CareerBuilder en un comunicado. “Se convierte en un problema cuando dicho comportamiento se hace repetitivo, lo que lleva a la empresa a tomar medidas disciplinarias”, añadió.

El principal motivo (31%) por el que la gente llega tarde a su puesto de trabajo es el tráfico

Según parece, muchos llegan tarde a su puesto. El 26% de los estadounidenses admite hacerlo al menos una vez al mes, mientras que el 16% asegura que llega tarde al menos una vez por semana o más. Pero los españoles no somos mucho mejores: según una encuesta elaborada por Wave Application en 2016, una ‘app’ basada en la geolocalización que facilita el encuentro entre personas, y con más de 150.000 personas, el 64% de los españoles reconoce que siempre llega tarde entre cinco y 15 minutos a una reunión o una cita.

Aunque la encuesta refleja que somos bastante tardones, el 92% de los españoles nunca se plantearía llegar tarde a una reunión o entrevista de trabajo, ya que las faltas de asistencia o impuntualidad pueden ser causa de pérdida del trabajo.

Si llegas tarde con frecuencia, quizá lo más importante sea que te levantes antes y adquieras esa responsabilidad que ya deberías tener.

“Más de una tercera parte de los gerentes que contratan personal dijeron haber despedido a alguien por llegar tarde”, aseguró Haefner. La encuesta descubrió que el tráfico es la principal causa de este problema, según el 31% de los trabajadores que llega con retraso a su empleo.

Otras de las razones más comunes son la falta de sueño, tener que dejar a los niños en el colegio, el mal tiempo o las esperas en el transporte público, pero no todos le echan la culpa a lo que denominamos “normal”. El estudio pidió a los encargados y jefes que compartieran algunas de las excusas más raras que hubieran escuchado. Estas fueron algunas:

“Me he puesto los zapatos de mi compañera de piso y he tenido que volver a casa para cambiarme”.

“Mi mujer estaba enfadada conmigo y ayer puso las llaves del coche en un vaso con agua y luego en el congelador. Tuve que esperar hasta que se descongelara”.

El 92% de los españoles nunca se plantearía llegar tarde a una reunión o entrevista de trabajo: puede ser causa de pérdida del trabajo

“Tuve que poner un chubasquero a los patos de jardín porque daban lluvia y no quería que se estropearan”.

“Empecé a raparme la cabeza y a cortarme el pelo yo mismo, pero la batería se acabó cuando iba por la mitad, así que tuve que esperar a que abrieran la peluquería para que me lo arreglaran”.

“He llegado tarde porque un oso ha atacado mi coche” (mostró fotografías reales del ataque).

“Fui a mi trabajo anterior por error y tuve que darme la vuelta”.

“Se me cayó la cartera dentro de una máquina de periódicos y no la pude recuperar porque las monedas para comprarlos estaban dentro”.

“He tenido que parar en mitad del camino a ayudar a una señora a dar a luz”.

¿Cuál es vuestra favorita? ¿Y la que utilizáis vosotros?.

Artículo tomado de El Confidencial.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here