La Organización Mundial de la Salud (OMS), aseguró que la dieta nórdica, junto con la mediterránea es una de las más saludables. En ese sentido podrían cortar las tasas de cáncer, diabetes y enfermedad coronaria. El análisis se hizo para buscar recomendaciones ante la “emergencia de obesidad”.

Por caso se estima que la obesidad interviene en uno de cada 20 casos de cáncer. En América Latina y el Caribe, el sobrepeso, la obesidad y el hambre son un “problema desbocado”, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

También las enfermedades asociadas como diabetes y la presión alta, están entre las principales causas de muerte. “La obesidad matando a más personas que el narcotráfico, el crimen, la violencia y los conflictos en nuestra región”, dice el informe.

La dieta mediterránea es rica en vegetales, frutas, nueces, cereales y aceite de oliva. Contiene mucha proteína animal como pescado o pollo y pocos lácteos, carne roja y alimentos procesados. Es similar, aunque menos conocida porque se comenzó a popularizar hacia 2004, sistematizada por el famoso restaurante NOMA de Copenhagen. Se concentra más en frutos rojos, legumbres, granos enteros y pescados grasos, y prefiere el aceite de canola.

 

Los carbohidratos de los cereales son de alta calidad: los panificados que se elaboran con centeno, cebada y avena son ricos en fibras, además, como la masa fermentada del Rugbrød danés. También contienen vitaminas, minerales y antioxidantes.

Además de manzanas y peras, los escandinavos consumen muchos frutos rojos: fresas, arándanos azules y rojos, frambuesas, moras y escaramujos.

En la dieta nórdica se desaconseja el consumo de carnes, lácteos, azúcar y alcohol. A diferencia de la mediterránea, también, incorpora un poco de carne de caza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here