El costo de los alimentos de consumo popular experimentaron un alza entre cuatro y ocho lempiras en las dos últimas semanas en el Distrito Central y en San Pedro Sula.

Es cierto que algunos productos lácteos y avícolas experimentaron el fin de semana anterior una disminución, pero -en su conjunto- la canasta básica reflejó una subida regular por diversos factores; entre éstos, el voluble comportamiento del mercado de los carburantes.

Un monitoreo realizado por la empresa privada arroja que a finales de abril, el valor de la canasta básica se incrementó en más de cuatro lempiras.

Principalmente se elevaron la mantequilla, el jamón, la harina de trigo, el azúcar, la cebolla y el plátano. En la otra balanza, se observó una baja en el queso, el quesillo, el tajo y costilla de res, la manteca vegetal, los tomates y las papas.

En los mercados y ferias de la ciudad industrial, los consumidores reportaron un movimiento hacia arriba de ocho lempiras en el precio de los alimentos esenciales.

Fueron al alza el queso fresco, la carne de pollo, el jamón, el arroz clasificado, la harina de maíz, frijoles rojos y aceite vegetal. En contrasentido, tuvieron un alivio la mantequilla, el quesillo, la costilla de res, los huevos, el pan molde, el azúcar, el café, la manteca y las papas.

Honduras es el país con el valor de la cesta de alimentos más alto a nivel centroamericano, estimado en 350 dólares, sólo superado por Guatemala, donde el conjunto de bienes de consumo tienen un costo de 500 dólares. En el resto de países del área, este indicador anda entre 200 y 300 dólares.

En su mayor parte, los movimientos en la canasta básica en Honduras son atribuidos a la inestabilidad en la comercialización de los combustibles.

En promedio, el mes recién pasado, la gasolina superior, la regular, el diesel y el kerosene, se encareció en dos lempiras. Honduras es también el mercado con los precios más elevados de los derivados del petróleo.

La gasolina registra un valor de cuatro dólares con seis centavos; en Nicaragua, llega a cuatro dólares; en Guatemala, el costo es de tres dólares con 69 centavos y, en El Salvador, alcanza los tres dólares con 68 centavos.

La mayor parte de la población hondureña que ocupa el escalón de la pobreza, es la que resulta más afectada por el vaivén en el precio de los carburantes que, a su vez, ejerce una fuerte presión sobre el costo de los alimentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here