El español Ricky Rubio se ha tardado un partido para descubrir con que ritmo se juega en los playoffs de la NBA.

Después de su primer juego en el que le costó adaptarse a la exigencia física de esos partidos, el base recuperó su mejor versión en el segundo encuentro de la serie en contra del Oklahoma City Thunder.

El jugador oriundo de Barcelona se acercó al triple-doble con 22 puntos, nueve asistencias y siete rebotes.

Además llegó a 62,5% de acierto desde la zona del triple tras acertar con cinco de sus ocho lanzamientos.

Redacción: Henrry Díaz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here