El estado financiero de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), es crítico, no obstante las medidas puestas en ejecución para su saneamiento y muy a pesar de su creciente flujo de ventas.

A marzo de este año, el balance de la institución revela un déficit acumulado de 56,400 millones de lempiras, pero hasta diciembre de 2017 esa cifra era de 51,900 millones.

Significa que en el primer trimestre del presente año, el desbalance acumulado entre los ingresos y los gastos de la empresa se incrementó en 4,500 millones, en lugar de disminuir.

También se elevaron las cuentas por pagar a los proveedores. Estos compromisos pasaron de 5,130 millones de lempiras, en diciembre de 2017, a 5,800 millones en marzo de 2018.

La deuda externa e interna de largo plazo se incrementó en 11 millones de lempiras. Hasta finales del año pasado este compromiso se cuantificaba en 32 mil 300 millones, pero al corte del primer trimestre de 2018, la suma es de 32 mil 400 millones.

La ENEE sigue en apuros. Su desequilibrio financiero y nivel de endeudamiento son altos, pese a que sus ingresos por facturación registran un alza constante.

Al término del primer trimestre de 2018, la facturación de la estatal superó los 5,900 millones de lempiras. En enero, las ventas por consumo llegaron a 1,600 millones de lempiras; en febrero, la cantidad fue de 1,900 millones; y en marzo, los avisos de pago para los abonados fueron emitidos por 2,300 millones.

Entre enero y marzo del año pasado, las ventas de la ENEE habían ascendido a 5,200 millones, de lo cual se deduce que la institución ha recibido en 2018 alrededor de 700 millones de lempiras más que los ingresados en el mismo período de 2017.

El informe presentado por la misión del Fondo Monetario Internacional que revisó los indicadores macroeconómicos de Honduras, pone de relieve que la situación financiera de la ENEE es un tema prioritario para las autoridades.

Es un objetivo fundamental poner la situación de la empresa en un estado saludable. Y esto no solamente tiene que ver con las pérdidas, sino con otros elementos operativos, de planificación y de gestión de la estructura del sector eléctrico, apuntaron los técnicos del organismo crediticio externo.

Las pérdidas de la Empresa de Energía Eléctrica se redujeron en 4.06 por ciento. De 31.96 por ciento pasó a 27.90 por ciento; es decir, que bajó de 447 a 390 millones de dólares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here