El año pasado Beyoncé tuvo que cancelar su actuación en Coachella porque estaba esperando gemelos, pero en este 2018, la cantante pagó su deuda con el público, y lo hizo además con un emotivo reencuentro con sus excompañeras de Destiny’s Child.

El show de Beyoncé en el festival de Indio, California, era uno de lo que más expectativas había generado, y para tratar de hacer felices a todos sus fans, la cantante de 36 años preparó algo muy especial.

Así, Kelly Rowland y Michelle Williams subieron con ella al escenario y Destiny’s Child volvió a cantar sus éxitos de los 90, como “Say My Name”, “Soldier” y “Lose My Breath”.

  Bey hizo historia con esta presentación en Coachella, pues es la primera mujer afroamericana que encabeza el festival.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here