Desde tiempos prehistóricos, el territorio hondureño no ha contado con volcanes activos, sin embargo el país es muy rico en sitios con aguas termales que maravillan a los visitantes.

Con un nombre que data desde las primeras décadas del siglo XX, se encuentran muy cerca de la ciudad de Gracias, departamento de Lempira, las Termales del Presidente.
Una panorámica de las piscinas de aguas termales del Hotel Camino Real, en la ciudad de Gracias, departamento de Lempira.

Algunos estudios consideran que darse baños en aguas termales resulta muy beneficioso para la salud, se conoce que desde épocas muy remotas la humanidad ha hecho uso de estas fuentes naturales.

De incomparable belleza, las termales de Zacapa, en el departamento de Santa Bárbara.
Otra panorámica de este encantador paraje en Zacapa.

Los efectos que se le atribuyen a las aguas termales son físicos, químicos y biológicos; van desde el aumento a la temperatura corporal, incremento de la presión hidrostática, sanguínea y la oxigenación, se le atribuye también que ayuda a eliminar las toxinas.

Fuentes termales “la Magdalena”, en el departamento de Intibucá.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here