Ha sido tardía la reacción del Consejo Económico y Social, cuyos miembros se han reunido de emergencia para tratar el endémico mal asociado con la falta de medicinas y de equipo médico-quirúrgico en el Seguro Social.

En esa instancia, han sido expuestos –igualmente- criterios concordantes en cuanto al pobre desempeño de los señores que integran la Junta Interventora, así como la necesaria conformación de una nueva estructura administrativa de la descalabrada institución.

Hace mucho tiempo debieron ser planteados los elementos críticos alrededor de la situación del Seguro Social, luego de la estafa fraguada en menoscabo de los derechohabiente por parte de una red de corruptos, muchos de quienes aún gozan de libertad, al margen del brazo riguroso de la justicia.

Más temprano tendrían que haberse puestos manos a la obra, en respuesta a los permanentes reclamos y a las quejas que, a grito en cuello, han manifestado los pacientes de la saqueada entidad.

Hasta ahora, los interventores pintaron un cuadro alentador en cuanto al abastecimiento de medicinas, trato ofrecido a los afiliados, gestiones administrativas, programación de citas médicas, mora quirúrgica y otros elementos relacionados.

Pero los derechohabientes, que cada día sufren en carne propia la realidad de la seguridad social en Honduras, pueden dar fe que la institución continúa en cuidados intensivos y que su estado financiero es inestable.

El obsceno desfalco consumado hace unos años, ha tenido secuelas que no han podido ser revertidas. Condenable es que estos efectos caigan con toda su fuerza sobre los afiliados, los únicos sacrificados por la obra perversa de los deshonestos que se instalaron en el Seguro Social para saquearlo a manos llenas.

Hay que dar un giro sustancial con miras a reivindicar los derechos de los pacientes y a garantizar que obtengan su merecido trato quienes provocaron el desastre financiero, administrativo, operativo y asistencial del Seguro Social.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here