Este año ha sido abundante en actos violentos contra los docentes y los alumnos.

Hace menos de 24 horas, una maestra del centro básico Monseñor Jacobo Cáceres, de la aldea Suyapa de Tegucigalpa, estuvo a punto de perder la vida.

La docente resultó con heridas de bala al ser objeto de un ataque cuando se dirigía a dos cuadras del establecimiento educativo, por coincidencia, el mismo donde estudiaba un menor que la semana anterior fue ultimado cuando esperaba a sus parientes fuera del inmueble.

Ese mismo día, pero más temprano, en Esquipulas del Norte, Olancho, un profesor cayó abatido a manos de sujetos desconocidos que irrumpieron en el aula de clases y dieron cuenta de su vida en presencia de los alumnos.

El Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional revela en sus informes que, en promedio, un profesor muere cada mes en un escenario delictivo en el país.

Los mentores no eran considerados como un grupo de riesgo, pero las estadísticas muestran que se han agregado a la lista de los sectores vulnerables que encabezan las mujeres, los abogados, los comunicadores y los defensores de Derechos Humanos.

Para mayores señales de la descomposición en que ha entrado la sociedad hondureña: La mayoría de los crímenes contra educadores han sido perpetrados frente a los alumnos.

Y, en la otra cara de la misma moneda, los datos son puntuales: En promedio, cada semana mueren dos estudiantes, en su mayoría del nivel secundario, víctimas de la violencia generada por las padillas y otras asociaciones delictivas.

En lo que va del año, una treintena de alumnos han perdido la vida en circunstancias derivadas de la criminalidad que desgarra Honduras y que está acabando con el futuro del país: Los niños.

La dirigencia magisterial ha condenado los actos punibles que han agravado el estado de inseguridad en que viven los estudiantes y los maestros.

Los centros educativos están bajo ataque de las asociaciones ilícitas y las respuestas a esa embestida todavía son débiles, de reacción lenta y de cobertura limitada.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here