La avería de la brujula que se les cayo en una piedra permitió que tres pescadores de Puerto Cortés se desviaran cuatro grados de su ruta la noche de luna llena del pasado domingo, lo que los llevo a ser capturados por la guardia costera de Belice muy cerca del

En las últimas horas a  bordo del yate Starla de Belice ingresaron al embarcadero del barrio El Porvenir, Atlántida los pescadores Jolver Cabrera, el capitan Mario Banegas y Jesús Alvarez tras permanecer cinco días detenidos en una prisión común del distrito de Plasencia, Belice.

Estos pescadores salieron a faenar la noche del domingo a bordo de la lancha “Bendicion” propiedad de la cooperativa de pescadores del barrio La Laguna y al llegar al sector de los cayos hicieron un alto para definir su zona de pesca y fue entonces cuando se cayo la brujula la que pego con el ancla y se averio.

Jesus Alvarez dijo que recupero la brujula sin embargo no reparo en que se habia dañado pero como era de noche no reparó en la dimención del problema y así continuaron navegando.

Una lancha rápida guardacosta beliceña comenzó a perseguirlos y en alta voz les advirtió que estaban en aguas de su país, pero se desmarcaron de esa embarcación con tan mala suerte que por la avería de la brujula, en vez de salir de Belice, se adentraron a la zona beliceña, lo que permitió ser perseguidos y capturados por los navales.

El Capitan Mario Banegas asegura que no habían desarrollado su capacidad de pesca pues apenas lograron atrapar unos quince ejemplares de regular tamaño que los beliceños tomaron como evidencia para acusarlos de pesca ilegal, entrar sin permiso migratorio y manejarse en una zona de reserva.

El día lunes se presentaron a la justicia de Belice, en donde les fijaron una multa de 1,900 dolares beliceños a cada uno por explotar recursos naturales y en horas, de la tarde otra multa de 915 dolares por indocumentados lo que globalmente les sumo unos 66 mil lempiras, que deberían cancelar caso contrario tendrían que purgar seis meses de prisión.

Se les advirtió que de no pagar la multa, serían trasladados a una cárcel en la capital,  por lo pidieron ayuda al dirigente porteño Tony Montalvan, quien se movilizó con amigos, pescadores y comerciantes porteños para reunir lo que se terminó de pagar ayer para recuperar la libertad.

El capitan Mario Banegas dijo que fue una experiencia horrible por que los policías los trataron como criminales y de forma ordinaria como si hubieran cometido algo monstruoso.

Los tres pescadores retornaron apenas con sus ropas puesta, debido a que no les devolvieron la lancha ni los aperos de pesca, por lo que consideran que ahora enfrentan calamidad al no disponer de sus equipos de trabajo.

La lancha capturada había sido donada a la cooperativa por la organizacion Food for the Poor de manera que piden al gobierno que intercedan ante su homologo de Belice para recuperarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here