El ex presidente catalán Carles Puigdemont será conducido este lunes ante el juez de instrucción del tribunal de Neumünster, el más próximo a la prisión donde fue conducido tras su detención el domingo en el norte de Alemania, cuando intentaba regresar a Bélgica desde Finlandia por carreta, con la intención de eludir los controles activados con la euroorden del magistrado del Tribunal SupremoPablo Llanera.

En esa comparecencia, el juez confirmará la identidad del detenido, las razones de su detención y dictaminará si mantiene a Puigdemont bajo custodia policial hasta que se resuelva el proceso de extradición a España, lo que podría durar hasta 90 días. Existe la posibilidad de que el juez deje le deje en libertad con medidas cautelares, como solicitarán sus abogados, pero “no es lo normal”, según la portavoz de la Fiscalía.

De hecho, la defensa de Puigdemont se prepara para una detención prolongada. “Estamos considerando todas las posibilidades. No podemos excluir nada”, ha declarado a TV3 el abogado Jaume Alonso-Cuevillas. Respecto a los rumores de una posible solicitud de asilo político, el letrado del ex presidente catalán afirmó que no está previsto, aunque el equipo de abogados está mirando “todas las opciones”.

Si los pronósticos se cumplen, Puigdemont regresará a la prisión de Neumünster, donde ha pasado su primera noche entre rejas. Desde primera hora de la mañana una treintena de periodistas, entre ellos muchos españoles, montan guardia frente al centro penitenciario, una edificación centenaria rodeada de un muro de 685 metros de largo.

La prisión, la más grande del land cuenta con 571 celdas, de las que sólo 44 son para detenidos a la espera de juicio. En una de ellas pasó la noche el ex presidente de la Generalitat, huido de España el pasado 30 de octubre.

Debate en la política alemana

La detención en Alemania del líder soberanista, resultado de una minuciosa operación policial que confirma la excelente cooperación y coordinación de las fuerzas de seguridad españolas y alemanas, ya forma parte del debate político. El portavoz de política europea del grupo parlamentario de Die Linke (la Izquierda) Andrej Hunko, ha declarado que el arresto de Puigdemont es “una vergüenza” y reclamó su puesta en liberad con el argumento de que el delito de rebelión no está incluido entre los 32 que recoge la euroorden como base para la extradición.

“España es el único país de la Unión Europea que tiene un Código Penal predemocrático”, sostiene el diputado de Die Linke, una refundación del partido comunista de la extinta República Democrática Alemana (RDA).

También se han pronunciado sobre el caso Puidgdemontlos Verdes, pero para solicitar negociaciones entre Madrid y Barcelona con la participación de la Unión Europea. “Este caso muestra la importancia de que España dé una solución política a este asunto”, ha opinado la portavoz de la bancada de los Verdes, Franziska Branter.

Tras la detención del político catalán al filo de las 11.19 horas, el Gobierno alemán permaneció en silencio durante horas. Ya en el informativo de la noche de la primera cadena de televisión pública ARD, la ministra de Justicia, Kararina Barley, declaró que “entenderán que yo, desde la parte política, no me inmiscuya en un proceso judicial. Y que tampoco me pronuncie al respecto”. EFE.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here