Con una inversión de unos cinco millones de dólares el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria  (OIRSA)  construyó y remodeló 44 puestos de tratamientos cuarentenarios en las fronteras de los países miembros del Comité Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (CIRSA).

La edificación de la nueva infraestructura para la prevención de plagas y enfermedades en fronteras terrestres, puertos y aeropuertos de la región; servirá para potenciar el flujo comercial de productos agropecuarios, dentro y fuera del istmo.

Esta es una de las principales conclusiones del proyecto de Modernización del Servicio Internacional de Tratamientos Cuarentenarios (SITC) del OIRSA, que conocieron los ministros y secretarios de Agricultura y Ganadería de México, Centroamérica y República Dominicana, en la reunión que sostuvieron en Copán Ruinas, Honduras, en el marco de la 65ª Reunión Ordinaria CIRSA.

Durante la reunión, y en un acto solemne, el secretario hondureño de Agricultura y Ganadería Santiago Ruiz Cabús, asumió la Presidencia Pro témpore del CIRSA, quien destacó la modernización ejecutada en todos los países de la región.

“El incremento de la protección agrosanitaria de la región es el principal logro de esta modernización, que garantiza la aplicación de medidas cuarentenarias con eficacia, así como la compra de equipo que mejora la calidad de las aplicaciones y la adquisición de equipo de monitoreo de concentración de químicos, todo esto de cara al cumplimiento de los compromisos con la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, precisó el secretario de Agricultura y Ganadería de Honduras, Santiago Ruíz.

Como parte de la modernización se destacó la construcción de 22 arcos de aspersión para tratamientos cuarentenarios en distintos puestos fronterizos. Además de la remodelación de 27 oficinas y bodegas, 89 equipos de respiración autónoma para la aplicación de químicos, entre otros.

En el proyecto se destacó la edificación de los puestos de El Amatillo en El Salvador, Puerto Quetzal en Guatemala y de Puerto Henecán, Honduras, por ser construidos con todos los requerimientos técnicos, alta calidad y equipos.

La normativa internacional para el comercio de productos es cada vez más rigurosa en el afán de los países de proteger su patrimonio agropecuario y la salud de sus habitantes.

El rechazo de productos agropecuarios en los principales mercados de interés ha sido una de las principales preocupaciones del sector productivo. Para superar estas barreras, los Estados necesitan mayores esquemas de aplicación de medidas sanitarias y fitosanitarias con base científica, de las que es garante el OIRSA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here