Recordar hoy, en el Día Mundial de los Ríos, no sólo lo que los recursos hídricos suponen para la sobrevivencia misma, o el agua como elemento  esencial para la vida, sino la fecha para recordar el preocupante nivel de deterioro de las cuencas hidrográficas del país.

Y al testimoniar ese gradual proceso de deterioro de nuestras 19 cuencas hidrográficas, nos damos cuenta –también- que como sociedad no hemos valorado el agua y los ríos como recursos naturales indispensables para la salud y el bienestar humano, y peor, para la preservación del medio ambiente.

De allí que ya estemos entre las naciones en donde el simple acceso a una letrina es ya restringido, mientras el promedio de pobladores que no tienen acceso a una fuente de agua potable ha ido en la última década a la baja.

Hoy, que el mundo conmemora el Día Mundial de los Ríos o el Día Mundial de Acción en Defensa de los Ríos, HRN alza su voz y emplaza a todos los hondureños a que despertemos nuestra conciencia y trabajemos para rescatar el bienestar de nuestras 19 cuencas hidrográficas, y exigimos un despertar de nuestras autoridades a favor de una gestión integral y sostenible de los ríos que se van secando, que se van a secar, que estamos minando y que estamos sobreexplotando.

En esta fecha es urgente visibilizar el alarmante deterioro de nuestros amenazados recursos naturales. Desde el río Coco con sus 550 kilómetros de longitud hasta el Río Goascorán, que desemboca en el vertiente del Pacífico, los recursos hídricos hondureños están en grave peligro, mientras las acciones para su conservación, reforestacióny tratamiento de los suelos, son casi inexistentes.

Los desafíos que el país enfrenta, relacionados con el agua,no han hecho más que ir aumentando. Y lo que resulta más inquietante es que no tenemos conciencia de ello. El continuo crecimiento de la población y el incremento de los ingresos en los centros urbanos conlleva un desbordado incremento del consumo de agua y de la sobreexplotación de los ríos. Allí está en espera el proyecto de sacarle agua al Río Nacaome para satisfacer la demanda de agua de los capitalinos.

La población de Tegucigalpa ha crecido de manera asfixiante, provocando un incremento de la demanda por encima de las capacidades de los servicios y de la infraestructura de abastecimiento y saneamiento de agua, que ya se volvió aquí insuficiente.

Y sobre Honduras y sobre la región se ciernen como fantasmas los informes técnicos internacionales que proyectan que para el l 2050, al menos una de cada cuatro personas vivirá en un país con escasez crónica o recurrente de agua. Nos encaminamos nosotros a ser uno de ellos?.

Por eso es que en esta fecha, en la que el mundo conmemora el Día Internacional a Favor de los Ríos, queremos poner en evidencia y en perspectiva, la situación de nuestras cuencas hidrográficas, para que sin seguir de brazos cruzados, como lo hemos estado hasta hoy, dirijamos todos los esfuerzos a recuperar esos valiosos recursos, cuidarlos con determinación, para así cuidar nuestra misma sobrevivencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here