La reforma del 1.5% del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que a partir de este año exonerará del pago de ese tributo a las pequeñas y medianas empresas, cuyos ingresos se encuentren en menos de L.300 millones, es una gran oportunidad para reactivar la economía.

Rocío Tábora, ministra de Finanzas, destacó de esa forma el impacto positivo que a corto, mediano y largo plazo tendrá sobre la economía nacional y también en la inversión y generación de empleo la medida concertada entre el gobierno y los empresarios.

Anunció que se elabora un plan de austeridad en el presupuesto para hacer frente a ese sacrificio fiscal, y “ya estamos trabajando en ese sentido”.

De acuerdo a la enmienda que deberá ser aprobada por el Congreso Nacional para que entre en vigencia, en este año, las empresas que obtengan ingresos brutos menores a los L. 300 millones no estarán sujetas al 1,5% del ISR o 0.75% de dichos ingresos.

En ese rango están las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas- Mipymes- donde están aglutinadas el 80 por ciento de los empleos.

En el 2019, las empresas que obtengan ingresos brutos entre L.300 millones y L. 600 millones, el porcentaje antes citado se reducirá a 0.75% y 0.5%, respectivamente.

Las empresas que obtengan ingresos superiores a L.600 millones la tasa será del 1%.

Mientras tanto, en el 2020, únicamente las empresas que obtengan ingresos superiores a L.1000 millones estarán sujetas a la aplicación de la medida siendo la tasa el 1%.

En ese sentido, la funcionaria dijo que “únicamente teniendo las finanzas en orden, equilibrio macroeconómico y un déficit fiscal controlado, nos permitieron tomar estas medidas”.

“Hay una Ley de Responsabilidad Fiscal que estamos protegiendo dentro de este contexto, pero al mismo tiempo generar las condiciones para el crecimiento económico”, sostuvo.

Insistió que “si no estuviéramos como estamos en materia macroeconómica y el déficit fuera alto, habría sido imposible asumir el sacrificio que en este año significarán unos 527 millones de lempiras que dejará de percibir el Estado por el 1.5% no cobrado a los pequeños y medianos empresarios”, reiteró.

“El impacto de esta medida también la vamos a controlar de manera eficiente que garantice una política fiscal ordenada”, enfatizó Tábora.

“El tema de la generación de empleo y la reducción de la pobreza requiere de medidas integrales”, planteó la titular de Finanzas.

En ese sentido, reiteró que “claro, que esta medida de reformar el 1.5% contribuye al crecimiento de la economía pero no es suficiente”.

“Por eso estamos trabajando a pesar que dejamos de percibir unos 30 mil millones de lempiras por exoneraciones al año, que representa el 7% del Producto Interno Bruto (PIB)”, señaló.

“Hemos visto que muchas exoneraciones son grandes generadoras de empleo y no tenemos problemas con eso, pero hay revisar ese aspecto para que estimulen otros sectores”, planteó.

“La reducción de la masa salarial del Estados, ha sido contemplada pues no podemos seguir pagando L. 3,500 millones mensuales en sueldos a los empleados públicos, al año son L. 62 mil millones”, reconoció.

De igual manera, “la lucha anticorrupción es importante y es posible que en esta semana estemos anunciando medidas de alto impacto en este sentido”, anticipó.

Doliente

Por su parte, el ministro de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) Arnaldo Castillo, sugirió que si solo tenemos que 44 mil personas y 24 mil empresas pagan el ISR, al final hay que definir quién es el doliente.”

“El doliente es quién paga el impuesto, pero hay una gran masa que no lo está haciendo hasta el momento”, se respondió el funcionario.

“Al final del día, tenemos que sentarnos con la empresa privada para entender qué podemos hacer para crear un observatorio fiscal a fin de conocer donde estamos con este tema de los impuestos”, puntualizó.

Para el caso -ilustró- en Guatemala, toda la canasta básica y el agro pagan impuestos, de manera que “tenemos que ser un poco más justos y hacer un balance”.

“El gobierno ha hecho un gran esfuerzo para aplicar ciertas exoneraciones y sólo el año pasado por las exoneraciones del 15% del Impuesto Sobre Ventas (ISV) al agro se dejaron de percibir unos L. 800 millones”, recordó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here