La reforma al 1.5% del Impuesto Sobre la Renta (ISR) es una buena noticia para la pequeña y mediana empresa, pues quedan exentas del pago de ese tributo.

Así lo reconoció el ex presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) Emín Abufele, tras calificar la medida como un método alternativo para calcular el ISR.

El gobierno y los empresarios acordaron que en el 2018, las empresas que obtengan ingresos brutos menores a los L. 300 millones no estarán sujetas al 1.5% del ISR o 0.75% de dichos ingresos.

En el 2019, las empresas que obtengan ingresos brutos entre L.300 millones y L. 600 millones, el porcentaje antes citado se reducirá a 0.75% y 0.5%, respectivamente.

Las empresas que obtengan ingresos superiores a L.600 millones la tasa será del 1%.

Mientras tanto en el 2020, únicamente las empresas que obtengan ingresos superiores a L.1,000 millones estarán sujetas a la aplicación de la medida siendo la tasa el 1%.

Alivio

“Esto viene a aliviar mucho las finanzas de esos empresarios, porque fueron impactados por los eventos post 26 de noviembre”, señaló Abufele.

“Esto se recibe como una gran noticia, igual es un impacto positivo para todas aquellas empresas que venden arriba de los 300 millones de lempiras, aunque es un proceso mucho más gradual”, afirmó el empresario sampedrano.

“Pero el efecto inmediato lo reciben la pequeña y mediana empresa que era el objetivo principal de esta reforma”, sostuvo.

“En su último artículo el proyecto establece que para compensar la posible reducción que pudiese haber en los ingresos tributarios, hay que reducir los gastos en el presupuesto en lo que corresponde a imprevistos, gastos de viaje, horas extras y combustibles”, dijo.

Impacto

Ese ahorro, obviamente viene a compensar esta reducción en ingresos, lo que sucede es que si no se hubiese tomado esa medida “creemos que el impacto negativo en las finanzas del Estado hubiese sido mucho más complejo”, advirtió el dirigente.

“Hay que recordar que una empresa no sólo tributa a través del ISR, sino que también mediante el Impuesto Sobre Venta (ISV), por lo tanto si estas empresas que han estado sufriendo una situación delicada, terminaban reduciendo o cerrando operaciones hubiera existido una reducción del ISV”, analizó.

“El objetivo final es que las empresas crezcan, la generación de empleo es crítica siempre y más ahora, pero por suerte llegó esa reforma”, señaló.

“El sacrificio financiero para el Estado es de unos 550 millones de lempiras, es cierto, es una suma importante, aunque no es tan significativa cuando uno lo compara con la recaudación total del Estado que llegará a los 100 mil millones de lempiras este año”, agregó.

“No creemos que la vía compensatoria sea a través del mono tributo, pues como se dijo será mediante la reducción del gasto y se debe seguir trabajando en la ampliación de la base tributaria para que cada hondureño contribuya al fisco nacional”, enfatizó.

“Hay una gran variedad de temas en los que se debe trabajar, antes de seguir pensando en nuevas cargas”, sugirió.

“Los sectores que se verán fortalecidos con la reforma son la pequeña y mediana empresa que era el objetivo principal siempre de nosotros, pues son las que más difícil acceso al crédito han enfrentado”, insistió Abufele.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here