Un recuento de datos de los últimos tres años del observatorio de violencia de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), expone que la mayoría de hombres que asesinaron a mujeres de forma violenta en los últimos tres años son jóvenes y viven en centros urbanos.

En concreto, la muestra hecha por El Nuevo Diario con información de 96 hombres, halló que el 56% eran menores de 30 años, mientras los datos de 166 femicidios indican que 120 ocurrieron en ciudades, esto significa 72%.

Los datos de CDD detallan que los hombres que asesinaron a mujeres de forma violenta eran del área urbana y menores de 30 años son el 78% y para los mayores de 31 años la cifra llega a 74%.

Solo el 22% de los menores y el 26% de los hombres mayores de 31 años vivían en zonas rurales al momento de cometer el crimen.

Conductas comunes

Sin embargo, Adriana Trillos, sicóloga y máster en estudios de género, asegura que las múltiples investigaciones acerca de los femicidios no han arrojado resultados sobre un perfil específico de los hombres que cometen estos crímenes.

“De lo que sí podemos hablar es de un conjunto de conductas masculinas violentas que, en circunstancias determinadas y a largo de cierto tiempo sin ninguna intervención, convergen de forma sistemática, aumentando el nivel de violencia en los hombres que la ejercen, hasta llegar a la muerte de las mujeres”, explica la experta.

Johnny Jiménez, un trabajador social que tiene más de 20 años en el campo de la prevención de la violencia machista, agrega que en los casos de femicidios el círculo de la violencia es repetitivo cuando los victimarios son las parejas o exparejas.

“Esto tiene raíz en la forma en cómo se crían a los hombres, pero en la práctica la violencia en estos casos comienza con un insulto, luego viene la amenaza, después el golpe y cuando ya se llegó a ese límite puede terminar en la muerte”, explica el especialista.

El Nuevo Diario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here