Para conocer los avances del programa de prevención de quemaduras “Mi Sonrisa no se Apaga”, representantes de la Secretaría de Salud embajada de China-Taiwán, y de la Fundación Cristiana de Asistencia a Quemados (Crisaq), visitaron este día la escuela Víctor F. Ardón de Tegucigalpa.

La embajada de China-Taiwán en Honduras es el principal donante de este programa de prevención, que nació en el 2016 con el objetivo de reducir las cifras de niños quemados, hasta la fecha ha beneficiado a más de 1,800 estudiantes de edad preescolar en escuelas públicas y privadas de la capital.

Para el 2018 la meta es llegar a más de 2,500 niños y niñas a través de esta campaña, disminuyendo las cifras de niños quemados que acuden a Crisaq y a los hospitales del país.

Este proyecto cuenta con la participación del personaje “Crispita” que enseña medidas de prevención de quemaduras a los niños y niñas en los niveles de preescolar durante cualquier tipo de incidente gracias a su información que es de fácil comprensión.

Por su parte, la jefa de hospitales de la Secretaría de Salud, Claudia Quiróz manifestó que “desde la Secretaría de Salud seguimos comprometidos apoyando este tipo de iniciativas orientadas a la prevención y que el financiamiento siga invirtiéndose más en prevenir que en curar las quemaduras en los menores “.

Crisaq, es una organización sin fines de lucro y único centro de rehabilitación en Honduras dedicado a brindar atención integral y gratuita a niños y adultos que han sido afectados por lesiones provocadas por quemaduras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here